ANTECEDENTES

ANTECEDENTES

A finales de la década de los ochenta, el entonces alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, implicó al empresario Leopoldo Rodés en la creación de un museo de arte contemporáneo para la ciudad.  El President de la Generalitat de Catalunya apoyó también la iniciativa. Una parte importante de la sociedad civil catalana compartía la misma convicción de que una ciudad con una tradición artística, de diseño y de vanguardia como Barcelona necesitaba un museo de arte contemporáneo.

Con el objetivo de colaborar en la construcción de este centro y de contribuir a la creación de su futura colección permanente, nació, en 1987, la Fundación MACBA. Treinta y tres particulares —los miembros del Patronato— y treinta y tres compañías —Empresas Fundadoras— unieron esfuerzos e hicieron generosas aportaciones para adquirir las primeras piezas del museo.

Un año más tarde, en 1988, la Fundación, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña creaban el Consorcio MACBA, órgano rector del museo. Y en 2007, se incorporó el Ministerio de Cultura.

El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona se inauguró en 1995. El edificio, diseñado por el arquitecto Richard Meier, ayudó a revitalizar un área de la ciudad, el Raval, que por aquel entonces presentaba graves déficits estructurales.